Versión: 2.1 Beta
No tweets found.
Sunday, 26 August 2012 14:00

Garantía de por Vida

Written by 
Rate this item
(3 votes)
Garantía de por Vida Garantía de por Vida GP2Blog.com

¿Quien no está buscando la idea perfecta?

La idea que nos permita vender cuando nadie puede comprar.
¿Quien esta tan loco como para emprender sin al menos un plan estratégico, sin posicionamiento en Google y en las redes sociales? Sin tener alguna proyección como poco a nivel nacional o internacional, ya que eso de la "globalización" hace descabellada la idea de empezar algo a nivel local.

Hablando de globalización, la que conectó el mundo y sus crisis, la que nos trajo un nuevo Mesías. El "emprendedor". La pareja de hecho del empresario. Como la vida misma, el que está soltero, es incapaz de hacer frente todos los gastos. Sin mucha sorpresa, el ya conocido empresario, se ha convertido básicamente en lo que comúnmente conocemos como "El –carbón- de mi jefe", desplazado por el más moderno, más joven... el de la pegatina de la manzana en el coche. El emprendedor.

Quizá, el peor parado de esta evolución no fue ni uno ni el otro, sino nuestro queridísimo "autónomo" de antaño. Pero no el autónomo por
definición "trabajador independiente o empresario individual, persona física que realiza una actividad de forma habitual..." si no el autónomo con la "connotación a pie de calle" que era sinónimo de currante, el que no había estudiado (mucho), o en muchos casos, abierto un ordenador en su vida y que el único marketing que conocía, era el de hacer las cosas bien, echar más horas que un reloj y guardarse las bajas por enfermedad para disfrutarlas en la jubilación.

Mi pobre "autónomo". Se ha convertido en el último recurso, en el trabajador a coste cero de los emprendedores y empresarios, en un chiste entre amigos referente a una oferta de trabajo con el requisito; "darse de alta".

Y sigo hacia atrás, buscando una palabra en desuso, cuando todos hablamos de Google, de la crisis financiera y de nuestra particular visión del capitalismo / neoliberalismo/mercado internacional de divisas...aunque si me preguntas la diferencia entre "hay, ahí, ay, haber, a ver" me metes en un lío.

Me explico:
Desglosando un caso de éxito conocido, el panorama podría ser:

el hombre que empezó vendiendo camisas- "autónomo"
el emprendedor que abrió una tienda- Zara
el empresario que se posicionó con una marca- Zara
La multinacional de éxito.

Es curioso como cuando decimos algo así, sacamos el americano que llevamos dentro, el americano del hombre hecho a sí mismo, intentando decir que Amancio Ortega es uno más, que empezó vendiendo camisas.

Pues bien, he aquí la historia de otro hombre que un día decidió "darse alta" y empezar un nuevo proyecto, allá por el 2009. Se apoyaba únicamente en algo que tuvo la suerte de conocer hacía algunos años. Un Oficio. Esa palabra en desuso, que nos recuerda más bien, la revolución industrial.

Un oficio que pronto empezó a dar sus frutos y el negocio en cuestión, poco a poco, fue superando todas las expectativas hasta el punto de verse en la necesidad de tener más trabajadores para satisfacer su volumen de trabajo. Como en la mayoría de empresas, los primeros en acudir al auxilio son los familiares. Pero como era de esperar, sería mucha casualidad que viniese alguno con el oficio en cuestión (o cualquier otro) para cubrir las ofertas de trabajo.

Pero vinieron igual, con lo que el proyecto seguía en marcha. Llegados a este punto, me gustaría recordar que seguimos en crisis, que la gente no gasta, que los bancos no dan préstamos y que la empresa en cuestión, tiene un modelo de negocio bastante explotado en la zona, con lo cual, tiene competencia directa. Pasaron un par de años o tres y la empresa empezó a generar trabajo más allá de lo que la familia podía cubrir, incluso superando con éxito los altibajos de la estacionalidad relacionada con el modelo de negocio.

Surgió entonces la oportunidad de invertir en el negocio. La necesidad de crecer. El momento tan temido; el de ir al banco. Una vez allí, explicó su nuevo proyecto y el nuevo oficio en el que se veía inmerso. Se me ocurre ahora mismo una decena de Startups que casi se venden solas y sin embargo no consiguen inversores, con lo que aquí, se podría morir el proyecto.

Pero el banco, contra todo pronóstico, a pesar del machaque continuo de los medios de comunicación sobre el panorama financiero, a pesar del tambaleo de la UE como tal y la posible desaparición del capitalismo como sistema político que ronronea por las redes...aceptó el préstamo para "emprender" y crecer. En definitiva, generar trabajo.

Si, otra vez, salvados por esa palabra en desuso. El oficio. El banco ya sabía que antes de este proyecto y este nuevo oficio, nuestro amiguete,
el emprendedor, ya tenía otro oficio. El que le pasó su padre, (autónomo de los de antes), el que le permitió comprar su vivienda, tener una familia y en alguna ocasión liquidar sus deudas antes de lo esperado. Es verdad que la situación es muy complicada, que el hecho de tener un oficio no nos salvará de la crisis y puede también que este no sea un caso que ocurra todos los días, sin embargo el oficio, el suyo, el de su padre... generaba estabilidad que con los años trajo credibilidad. Me temo que ahora sobre todo, mucha más que tener dos carreras. (ke konste k yo
tngo karrera y se lo rekomiendo a tós).

La empresa finalmente creció, ampliando su cartera de productos, su maquinaria haciéndose más competitiva y más sólida. Ha solucionado con creces el problema de la estacionalidad y por supuesto ha incrementado el volumen de los puestos de trabajo indirectos. Ha generado 3 puestos de trabajo directos sin contar a los familiares.

Quien sabe si será el momento de mirar eso del "Facebook"...

He aquí la historia de una empresa, de Ibi, que nació de una persona con un oficio. Oficio que aprendió, de otra persona con oficio. Oficio que generaba trabajo antes y ahora. Oficio, como otros tantos, que se pierden entre megas, llevándose con él, un puñado de valores que al parecer hemos enterrado con mucho cemento y ladrillos. Enterrados están oficios y valores que formaban profesionales. Profesionales donde los jóvenes se median y que hoy recuerdan con cariño y respeto. Profesionales que por mucho que se complicaran las cosas, siempre tenían su sólido "back to basics" (vuelta a lo esencial). Porque cuando la brújula se rompe, solo hay que volver a lo esencial y seguir adelante. Siempre que haya lo "esencial".

Hace algún tiempo, lleve un instrumento a un luthier de alicante para una reparación bastante complicada. Sabiendo que ya de por si, cualquier desperfecto en un instrumento puede ser irreparable, ya que seguirá sonando, pero puede que nunca lo vuelvas a afinar perfectamente. Yo, desconfiadísimo, le comento después de la reparación: "voy a probarlo y si vuelve a romperse, no habrá inconveniente que se lo vuelva a traer verdad?"

...no hay problema, mis reparaciones tienen garantía de por vida...


oficio.
(Del lat. officĭum).
1. m. Ocupación habitual.
2. m. Cargo, ministerio.
3. m. Profesión de algún arte mecánica.
4. m. Función propia de alguna cosa...

Read 7175 times Last modified on Sunday, 26 August 2012 15:02
Juan Miguel Pineda

Cursando Ciencias Empresariales UA
Trabajando en Economía Sumergida
Idiomas? si, gracias
Devoto de Tommy Emmanuel
Amante de las TICs como buen Sueco

Website: www.gp2blog.com

Latest from Juan Miguel Pineda

Leave a comment